Osteópata

Descripción
Los osteópatas creen que la salud y bienestar de las personas dependen del trabajo cooperativo del esqueleto, los músculos, los ligamentos y los tejidos conectivos. Usan técnicas de manipulación táctil y física, estiramientos y masajes para tratar de aliviar la tensión muscular, mejorar la irrigación e inervación de los tejidos y ayudar a los procesos de curación del cuerpo.
Actividades laborales
Los osteópatas visitan a pacientes de todas las edades. Los pacientes acuden a los osteópatas para tratar con una amplia variedad de problemas físicos, incluyendo:
  • Dolor de espalda.
  • Lesión por esfuerzo repetitivo.
  • Cambios en la postura durante el embarazo.
  • Problemas posturales debidos a conducción o tensión laboral.
  • Dolor causado por la artritis.
  • Lesiones deportivas.
Los pacientes deben mantener informados tanto a su médico como a su osteópata, para que sus expedientes médicos estén actualizados y completos.

En una primera consulta, el osteópata debe registrar una historia clínica completa de los síntomas del paciente, así como información acerca de su estilo de vida y su dieta.

Los osteópatas examinan zonas del cuerpo mediante el tacto (palpación) para diagnosticar enfermedades e identificar los puntos del cuerpo que sufren una debilidad o fatiga excesiva. Pueden examinar al paciente mediante la realización de algunos movimientos simples que les ayudan a hacer un diagnóstico.

El osteópata determina con el paciente el plan de tratamiento más adecuado y estima el número probable de sesiones necesarias para tratar la enfermedad del paciente con eficacia. Si el osteópata cree que el problema físico del paciente es poco probable que responda al tratamiento osteopático, le aconseja buscar ayuda adicional.
Perfil profesional
Para ser osteópata se necesita:
  • Interés por la ciencia y la medicina.
  • Mostrarse simpático, discreto y tranquilizador y ser un buen oyente.
  • Habilidades de observación.
  • Un buen juicio.
  • La capacidad de dar explicaciones y consejos claros.
  • Estar en forma.
Dado que la mayoría de los osteópatas trabajan por cuenta propia, se necesitan habilidades de negociación, entre ellas, conocimientos básicos de contabilidad y marketing.
Competencias
  • Amable.
  • Aptitudes para la escucha.
  • Asesora a personas a decidir el tratamiento a seguir.
  • Capaz de prestar atención al detalle.
  • Deriva a pacientes a otros especialistas médicos.
  • Dirige un consultorio.
  • Discreto.
  • Empático.
  • Emprende y lleva su propio negocio.
  • En forma físicamente.
  • Habilidad para el marketing.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades prácticas.
  • Observador.
  • Paciente.
  • Proporciona asesoramiento.
  • Se encarga de la gestión presupuestaria.
  • Sensible.
  • Toma historias clínicas detalladas, holísticas.