Arqueólogo

Descripción
Los arqueólogos estudian el pasado del ser humano a través de los restos, como por ejemplo restos de esqueletos, fósiles, tejidos, cerámica, herramientas, características del paisaje y de las construcciones. Se dedican a excavar, identificar, registrar y conservar dichos restos. Este trabajo también implica el análisis de laboratorio, la investigación, la gestión del patrimonio y el asesoramiento de planificación.
Actividades laborales
Los arqueólogos estudian el pasado del ser humano a través de restos, tales como esqueletos, tejidos, fósiles, cerámica, herramientas, características del paisaje y de las construcciones. Además, miden aquellas posibles variaciones corporales y atributos físicos, que son característicos en humanos.

Se dedican a excavar, identificar, registrar y conservar los restos. También se dedican a relacionar dichos restos con las pruebas ambientales, tales como el clima y la vida animal/vegetal. A continuación, pueden construir una imagen de la vida en las diversas culturas a través del tiempo.

Deberá reunir una serie de datos históricos que le permitan hacer comparaciones, análisis y, obtener conclusiones sobre los hallazgos encontrados.

Los arqueólogos que realizan trabajo de campo por lo general trabajan como parte de un equipo. Los arqueólogos pueden utilizar fotografías aéreas o técnicas geofísicas para identificar los sitios arqueológicos.

La tarea de excavación normalmente implica la supervisión de excavadoras, así como fotografiar y catalogar los objetos. El arqueólogo debe tomar notas y realizar mediciones precisas, y es posible que necesite utilizar estos datos para redactar sus informes.

En algunos casos, la excavación es un trabajo de larga duración que quedará abierta de forma permanente, y se convierte en un lugar abierto al público en general. En otros casos, los arqueólogos trabajan dentro de un plazo de tiempo para completar las excavaciones antes de que comience la reurbanización de la zona.

Algunos arqueólogos se especializan en una región geográfica, un período histórico o un tipo de objeto, por ejemplo, monedas o cerámica.

Otros arqueólogos, especialmente los que trabajan en museos y universidades, llevan a cabo un trabajo de investigación junto con sus demás tareas. Los que trabajan en los museos deben asegurarse de que las exposiciones están bien presentadas y los objetos están protegidos ante posibles daños.

Algunos también trabajan como asesores, a menudo en empresas de las autoridades locales, donde deciden si los nuevos proyectos urbanísticos pueden destruir un yacimiento arqueológico.

Por este motivo un arqueólogo dedica una parte importante de su tiempo a evaluar la planificación de las obras, y a negociar con los responsables de las obras sobre el diseño de los mapas.

También inspeccionan lugares históricos, monumentos y edificios históricos. Su función es preservar estos sitios históricos.

Por lo general, utilizan ordenadores en su trabajo, por ejemplo, para registrar resultados, elaborar informes y crear películas, simulaciones o maquetas de realidad virtual. El uso de diseño asistido por ordenador (CAD) y de sistemas de información geográfica (SIG) es cada vez más común en este trabajo.

Los arqueólogos usan ropa de protección como cascos y calzado especial durante las excavaciones.

Puede que deban hacer viajes dentro de un área local o en diferentes regiones del país. También pueden tener oportunidades para trabajar en otros países.
Perfil profesional
Para ser arqueólogo se necesita:
  • Conocimientos de historia y curiosidad por el pasado.
  • Un ojo para el detalle.
  • Persistencia, determinación y la automotivación.
  • Ser metódico y bien organizado.
  • Una mente analítica y lógica para procesar la información de los resultados.
  • Habilidades prácticas para excavar el terreno con cuidado y para manejar objetos delicados.
  • Resistencia física.
  • La voluntad de trabajar bajo cualquier condición meteorológica.
  • Habilidades de TIC.
  • Habilidades de comunicación y de trabajo en equipo.
  • Habilidades de negociación y de comunicación escrita, para redactar informes.
Los trabajos de excavación pueden requerir que el arqueólogo trabaje en lugares muy estrechos y que deba permanecer de rodillas.

Un permiso de conducir puede resultar útil.
Competencias
  • Aptitud para utilizar y manejar cámaras y equipos fotográficos.
  • Aptitudes para el diseño asistido por ordenador.
  • Bien organizado.
  • Capaz de prestar atención al detalle.
  • Capaz de trabajar en sitios con polvo y estrechos.
  • Capaz de utilizar mapas y gráficos.
  • Carácter emprendedor.
  • Conocimientos sobre métodos y técnicas de conservación.
  • Cuidadoso.
  • Curioso.
  • Destrezas en informática.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades prácticas.
  • Interesado en la historia.
  • Metódico.
  • Paciente.
  • Persistente.
  • Resistente.
  • Resuelto.
  • Trabaja en el exterior bajo todo tipo de condiciones climáticas.
  • Trabaja en equipo.