Sacerdote

Descripción
Los sacerdotes están al servicio de su comunidad religiosa y llevan a cabo tareas como estar al frente de la comunidad y dirigirla, preparar y dar semones y otras plácticas, oficiar eventos como bodas o funerales, y ayudar a la gente en momentos de necesidad o aflicción.
Actividades laborales
Ser sacerdotes es más un modo de vida que una carrera. Sus funciones varían de una fe a otra, pero existen ciertos aspectos que son iguales en todas las religiones.

Los sacerdotes sirven a su comunidad religiosa enseñando la fe, dirigiéndoles, preparando y dando sermones y diversas plácticas; dirigiendo el culto y leyendo textos sagrados.

Proporcionan guía espiritual y consuelo en momentos de aflicción y pueden organizar apoyo práctico para las personas.

Los sacerdotes elaboran programas para grupos de estudio y eventos sociales para personas de todas las edades en su congregación. También dirigen celebraciones o ceremonias como bodas y funerales.

Asimismo, pueden tener responsabilidades administrativas o financieras y pueden ocupar un lugar en un consejo administrativo formado por miembros elegidos entre los de la congregación.

Ello puede representar ayudar al consejo a decidir en materias como recaudación de fondos, horas de culto, ayuda social (por ejemplo, obras benéficas, campañas de recaudación o de petición de ayuda, visitar a persones enfermas, etc), políticas ambientales y de comercio justo, mantenimiento de inmuebles y conexiones con otros grupos de fe.

Muchos sacerdotes desempeñan un papel destacado en la comunidad a la que pertenecen, lo que les implica en toda una serie de proyectos.

También deben encontrar tiempo para continuar sus estudios religiosos y trabajos de teología, a fin de preparar sermones, discursos y súplicas, y para su propia vida espiritual y religiosa.

Los sacerdotes se dedican cada vez más al trabajo interconfesional, contribuyendo a promover el diálogo y una mayor comprensión con otros grupos de fe. Asimismo, pueden encabezar iniciativas para ayudar a personas vulnerables de la sociedad.
Perfil profesional
Si uno está pensando en convertirte en sacerdote, debe ser ya activo en la propia comunidad religiosa y tener una profunda convicción espiritual. Entre las razones que impulsan a desear ser ordenado figuran:
  • Desear compartir y dar enseñanzas y guía religiosa.
  • Desear proporcionar consuelo y ayuda a los demás mediante la religión.
  • Poseer una irresistible vocación por retar a las personas a ir más allá de su moral y convicciones más inmediatas.
Para ser sacerdotes se necesita:
  • Ser capaz de relacionarse con todo tipo de gente, en todas las circunstancias, con compasión y sensibilidad.
  • Dotes de liderazgo.
  • Aptitudes para inspirar a los demás.
  • Fortaleza moral y emocional.
  • Ser paciente, digno de confianza y discreto.
  • Buenas habilidades comunicativas, incluida la de hablar en público.
  • Un verdadero deseo de ayudar a la gente.
  • Un buen conocimiento de las necesidades de la comunidad a la que se pertenece.
  • Excelentes capacidades para escuchar.
  • Estar al día respecto a cómo tu fe o religión aborda diferentes cuestiones sociales.
También pueden ser necesarias habilidades para enseñar y dirigir grupos de estudio para niños y adultos. En algunas religiones, puede ser preciso enseñar la lengua usada en los textos sagrados y las oraciones, como el latín, el árabe y el hebreo.
Competencias
  • Amable.
  • Aptitudes para el liderazgo.
  • Aptitudes para la comunicación verbal.
  • Aptitudes para la escucha.
  • Aptitudes para la planificación.
  • Buena memoria.
  • Capacidad para consolar a los demás cuando lo necesitan.
  • Capacidad para ganarse la confianza de los demás.
  • Capaz de llevarse bien con varios tipos de personas.
  • Capaz de respetar a personas de todos los orígenes.
  • Compasivo.
  • Confiable.
  • Conoce las necesidades de la comunidad.
  • Dirige ceremonias como bodas y funerales.
  • Discreto.
  • Discreto.
  • Elocuente.
  • Emprendedor.
  • Enfoque profesional.
  • Enseña fe religiosa a otras personas.
  • Habilidad para hablar en público.
  • Habilidades sociales.
  • Interés por la religión.
  • Lleva las cuentas.
  • Paciente.
  • Proporciona ayuda.
  • Proporciona guía.
  • Realiza tareas administrativas.
  • Resistente.
  • Sensible.
Cursos relacionados