Asesor jurídico

Descripción
El trabajo de un asesor jurídico muy similar a la de un abogado, para los que pueden resolver diversidad de temáticas propias de derecho en defensa de sus clientes.
Actividades laborales
Las áreas de especialización más comunes de los asesores jurídicos son el derecho procesal civil, derecho de familia, derecho procesal penal, derecho constitucional, derecho fiscal, bancario y bursátil, de tipo internacional, el de tipo económico, el administrativo, aquellos relacionados con delitos particulares y, derecho de sucesiones.

Ayudan a los clientes a prepararse para los juicios. Les entrevistan y consultan todo el material necesario para recoger los detalles de cada caso. No siempre deben acudir a los tribunales, o deben acudir a un juicio obligatoriamente.

Los asistentes jurídicos ayudan a preparar la defensa del cliente (con un abogado o procurador o con el propio asesor jurídico).

Para cada caso, analizan las leyes, los reglamentos y los principales códigos de referencia, para poder fundamentar la información que será aportada durante el juicio.

Puede ser necesario asesorar a los clientes con respecto a la interpretación de leyes y reglamentos, de modo que se facilite la comprensión de los textos y de los resultados.

A menudo, los asesores jurídicos desempeñan tareas administrativas como la elaboración de testamentos, redactar las demandas y contratos, elaborar los convenios, redactar aquella documentación jurídica que sea necesaria y, la emisión de acusaciones o citaciones. Es posible que tengan responsabilidades de gestión, planificación y supervisión del trabajo de los secretarios jurídicos.


Perfil profesional
Para hacer este trabajo correctamente necesitará:
  • Un conocimiento profundo de la ley.
  • Excelentes habilidades de comunicación.
  • Capacidad para interpretar y asimilar información compleja.
  • Capacidad de utilizar el idioma de forma sencilla para comunicarse con los clientes.
  • Un enfoque metódico y paciente de la investigación.
  • Habilidades de organización para planificar los casos, y para dar prioridad a los más urgentes.
  • Capacidad de trabajar bien bajo presión.
  • Capacidad de escuchar a los clientes y de saber cómo hacer las preguntas más adecuadas para obtener más información acerca de la situación de un cliente.
  • Habilidades de TIC.
  • Habilidades interpersonales, ya que tendrá que trabajar con otros profesionales, tales como abogados, jueces y demás personal jurídico.
Debe estar especializado en una o varias áreas. También es importante tener habilidades numéricas.
Competencias
  • Aptitudes para la escucha.
  • Asesora al cliente.
  • Bien organizado.
  • Capaz de dar información compleja de un modo directo.
  • Capaz de plantear preguntas de manera objetiva.
  • Capaz de trabajar bajo presión.
  • Conocimientos sobre legislación.
  • Destrezas en informática.
  • Expide órdenes y notificaciones.
  • Flexible.
  • Habilidad para la investigación.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades sociales.
  • Investiga casos legales anteriores.
  • Localiza a familiares para sus clientes.
  • Prepara contratos.
  • Redacta testamentos de los clientes.
  • Representa a clientes en casos legales.
  • Seguro.
Cursos relacionados